Colaboraciones
IncaJazz destina 3.000 euros a un proyecto de terapia teatral de la Fundación Es Garrover

El Festival IncaJazz, continuando con la tarea de responsabilidad social corporativa que se implantó en 2016, destinará el dinero de la entrada solidaria de los conciertos de la pasada edición a un proyecto de acción teatral para los usuarios de la Fundación Es Garrover. Se trata de una iniciativa que tendrá un coste de 3.000 euros y se realizará en el servicio ocupacional de la entidad. El alcalde de Inca, Virgilio Moreno, y el teniente de alcalde de Cultura, Antoni Rodríguez, acompañados por las entidades colaboradoras Caixa Colonya, Fibwi, Óptica Florida, Obra Social "la Caixa" y Grupo Serra, han hecho entrega del dinero a Pere Quetglas, responsable de la fundación.

El proyecto irá a cargo de Catina Campins, actriz y directora de teatro, formada en Barcelona en el Estudio Nancy Tuñón y con Esteve Rovira, además de contar con estudios de historia. Las clases de teatro se realizarán una vez a la semana con una duración de una hora y 30 minutos y se dividirán en diferentes partes como, por ejemplo, taller corporal, juegos teatrales, obra de teatro y relajación. "A través del teatro se quiere conseguir manifestar sentimientos, emociones o simplemente divertirse. Además, inconscientemente, se trabajan algunos aspectos como la comunicación, la cooperación, la capacidad de esfuerzo, integración, autoestima, habilidades sociales... También, se potencian las capacidades de las personas y, por lo tanto, sin duda no podemos dejar de lado su carácter rehabilitador", ha explicado Rodríguez.

La Fundación Es Garrover es una entidad sin ánimo de lucro que desde 2005 trabaja para la inserción social y laboral de personas con discapacidad por enfermedad mental en la zona de Inca. La entidad dispone de un servicio de atención diurna, orientado a favorecer la integración social y/o laboral, mediante el desarrollo de actividades ocupacionales, prelaborales, laborales, de ocio y tiempo libre y así evitar el deterioro y el aislamiento social.

La recaudación de la anterior edición de IncaJazz se destinó a un proyecto de musicoterapia para los alumnos del CEE Joan XXIII de Inca. Así, el festival se consolida como referente para disfrutar de la mejor música del mundo del jazz, dentro de uno de los marcos más característicos de Inca y que han dado personalidad al festival, el Claustro de Santo Domingo. Y además se cumple con un objeto social a través de proyectos solidarios.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per oferir els nostres serveis, optimitzar l’experiència d’ús de la nostra pàgina web i analitzar els hàbits de navegació dels nostres usuaris amb finalitat de millora. Si continua navegant, considerem que accepta el seu ús. Pot consultar com canviar la configuració o obtenir més informació